• Home
  • Ciclismo
  • AlleyTrack My Bike y la nueva tendencia del ciclismo
Ciclismo Eventos Urbano

AlleyTrack My Bike y la nueva tendencia del ciclismo

Maria Isabel Gutierrez, Juan Camilo Suaza y Camilo ‘Gran Pez’ Morales, organizadores de este evento, explican cómo el ciclismo urbano también está llegando al nivel de competiciones. Criteriums, AlleyTracks y AlleyCats son el nuevo espectáculo del deporte del pedal.  

Un viernes de noviembre, Corferias se convirtió en una pista de velocidad para ciclistas urbanos. Sucedió durante la feria de las dos ruedas –Expo My Bike y MotoGo 2015–. Ese día, un costado del recinto ferial se utilizó como trazado para una carrera en la que 80 corredores, acompañados de sus bicicletas fixie o de ruta, rodaron alrededor del pabellón 6, la plazoleta principal y atravesaron a contraluz el vacío pabellón 9, para cerrar una vuelta de 600 metros que repitieron una y otra vez hasta completar un recorrido de 14,4 kilómetros en total, a fin de determinar quién sería el más rápido de la jornada.

alley cat my bike

Se trataba de una prueba tipo Alleytrack, que usualmente convoca a ciclistas amateur para correr en entornos urbanos, y se compite utilizando bicicletas de piñón fijo y freno a contra-pedal. La disciplina que está empezando a incursionar en el país por lo cual todavía se permite la participación de ciclistas de ruta, además de una categoría libre.

“Fue un evento que montamos en tiempo récord. Eso fue un reto para nosotros. Pero aún así, quisimos tener una pista técnica y exigente”, dice Juan Camilo Suaza, reconocido ciclista urbano que hizo parte de la organización de este evento, junto con Camilo Morales ‘Gran Pez’ y el respaldo de la revista My Bike.

El reto

revista my bike edicion 9 alleytrackVeintiocho días antes de la fecha esperada para el evento, Juan Camilo y ‘Gran Pez’ recibieron la invitación para organizar este tipo de carrera. Y aunque el tiempo para convocar y organizar un evento de este calibre era corto, la experiencia que los dos acumulaban, tanto como miembros de colectivos de ciclismo urbano y como competidores de este tipo de pruebas, los animaron a seguir adelante.

El objetivo era claro: llevar a cabo una competencia urbana sin precedentes que convertiría un recinto ferial en una pista de ciclismo y que, además, tuviera las características de un gran evento. Pues si bien no se trató de la primera competencia de este tipo llevada a cabo en Colombia, la carrera buscó reunir lo mejor de cada una de las experiencias que se han logrado hasta ahora como la incorporación de medición de tiempos con chips electrónicos, la entrega de kits de equipamiento a los participantes, el envío de mensajes de textos (SMS) a los corredores con los resultados del cronometraje y la adecuación de un entorno semiurbano como pista libre para la prueba.

Un poco de historia

Las competencias urbanas para aficionados nacieron en Toronto, Canadá, en el año de 1989 y se popularizaron en Estados Unidos durante la siguiente década. Sin embargo, se crearon como carreras informales, principalmente, organizadas por los mensajeros que entregaban paquetes a bordo de bicicletas.

Las primeras modalidades incorporaron la metodología de los checkpoints; es decir, los participantes debían recorrer la ciudad y pasar por un punto acordado, en el cual se les indicaba cuál era el siguiente punto. Pero cada competidor decidía la ruta que tomaría para llegar hasta allí. Y dado que no había una pista habilitada o libre para correr, se competía en las noches y se apelaba a las habilidades de los mensajeros, estas competencias recibieron el nombre de “AlleyCats” (Gatos callejeros).

alley track my bike 2Los ciclistas que participaban en estas pruebas no solo enfrentaban retos como superar obstáculos o encontrar las rutas adecuadas, sino que también debían esquivar los controles policiales en ciudades como Nueva York, Toronto, San Francisco, Baltimore, Berlín y Ciudad de México. Después, en los años dos mil, la mayoría de estas carreras optó por aceptar solo participantes con bicicletas de piñón fijo.

Pero en 2008, David Trimble, un ex-piloto de carros de carreras e hijo del creador de las bicicletas Trimble de Alaska, quiso celebrar su cumpleaños realizando un evento que cambiaría la historia del ciclismo urbano: el primer Red Hook Criterium, de Nueva York. Para ello, juntó lo mejor de los AlleyCats con la metodología de los Criterium UCI; estos últimos caracterizados por convocar a los aficionados y profesionales por igual en carreras masivas de ciclismo de ruta.

La decisión lo llevó a cerrar un circuito en un barrio neoyorquino en el cual se realizaría la competencia. El entorno urbano no cambió, pero sí la metodología: habría una pista única y se cerraría para el día (o la noche) de la competencia. Había nacido el primer Alley Track (pista callejera).

Después de la primera competencia, la experiencia fue replicada en Londres, Tokio, Barcelona y Milán por los mismos organizadores; y otros aficionados llevaron este modelo a casi todas las capitales del mundo.

En Colombia, la experiencia es todavía reciente, no obstante, de acuerdo con Camilo Morales, los años 2014 a 2015 fueron la explosión de esta disciplina en el país. Por lo cual se espera que la tendencia crezca casi por igual que otras modalidades de ciclismo.

“Este año se organizaron carreras como el Criterium Bogotá, el BogoCat, el Rey de la Loma, el Velociraptor, la Rata y los AlleyTrack. Y algunas de ellas convocaron desde 180 hasta 400 personas. Es decir, la participación de los ciclistas urbanos en esta categoría está aumentado”, explica Morales.

Los creadores del Alley Track My Bike

alley track my bike 3Juan Camilo Suaza y Camilo ‘Gran Pez’ Morales visten jeans negros y delgados; usan camisetas estampadas y se mueven en bicicleta para casi todas sus diligencias diarias. “Cuando voy con mucho afán –como hoy– alcanzo hasta los 48 kilómetros por hora”, dice Juan Camilo, quien además es la cara visible de la empresa de fotografía Banana Shoots, que se ha especializado en retratar eventos como este.

Morales, por su parte, se dedica a fabricar y comercializar ropa de ciclismo. Su apodo –Gran Pez– se debe a que ese es el nombre de marca que ponen en sus prendas. “Ya todo el mundo, hasta mi mamá, me dice así. Casi nadie me identifica con mi nombre, pero para mí está bien”, apunta.

Los dos tienen experiencia como participantes en pruebas de ciclismo urbano y, además, han formado parte de colectivos dedicados a fomentar el uso de la bicicleta. Ahora su proyección es crear una nueva agrupación en torno a las pruebas AlleyTrack.

“Con el AlleyTrack que organizamos para My Bike, completamos dos en el año y nos falta un tercero que se llevará a cabo en Cali, a finales de diciembre”, aseguran. A su modo, y sin darse cuenta, se turnan para hablar y responder a cada pregunta. No se hacen señas, simplemente cada uno sabe de qué hablar, como si se tratara de un dueto musical que ha ensayado durante toda la vida.

“A futuro queremos que AlleyTrack sea una carrera de confianza y de obligada participación, año tras año. Nuestra idea es acercar al ciclista amateur con los profesionales en un mismo escenario; en una misma prueba y que muchas personas repliquen esta experiencia”.

Para ellos, la disciplina del ciclismo urbano de competencia apenas está arrancando en Colombia, aunque tiene un potencial hasta más grande que el ciclismo de ruta o MTB en términos de mercado. “Los AlleyTracks son el espacio ideal para que las marcas se acerquen al ciclista urbano. Ese tipo de rider todavía tiene poca oferta de productos y servicios, y necesita conocer más porque es un tipo de ciclista que no monta una o dos veces a la semana, sino todos los días para su desplazamiento al trabajo”, apunta Gran Pez.

En el resto del mundo, de hecho, los AlleyTrack o Criterium Urbanos tienen el apoyo de grandes marcas, convocan a miles de ciclistas y, además, cuentan con la participación de equipos completos patrocinados por marcas, al mejor estilo del ciclismo de ruta. La tendencia está creciendo en el mundo. Y solo es cuestión de corto plazo para que en Colombia suceda de la misma manera.

Los retos del Alley Tracks My Bike

  • alleytrack my bike corferias600 metros de pista habilitada para los ciclistas
  • 14,4 kilómetros de recorrido total para los participantes
  • 35 km/h de tiempo promedio
  • Giros de 90 grados
  • 1 Giro de 180 grados
  • 6 metros para el ancho de la pista

“Lo más difícil del giro de 180 grados era bajar de 35 km/h a velocidad cero y luego volver a arrancar sobre un tramo entapetado que cruzaba por el interior de un pabellón de Corferias”: Juan Camilo Suaza.

Los más famosos del Alley Track

El Cinelli Chrome Team es reconocido como el equipo de ciclismo urbano más famoso del mundo. Su figura más importante es Alfred Bobé Jr., nacido en Costa Rica y residente de Nueva York. Este ciclista trabaja normalmente como mensajero –de donde asegura que proviene su fuente de entrenamiento– y ha ganado el AlleyCat Monster Track de Nueva York en cinco ocasiones, además de haberse apuntado más de una victoria en el Red Hook.

En Colombia, los aficionados ya están conformando equipos, con o sin apoyo de marcas. Los más reconocidos son Viejos Zorros, El 7 de agosto, Fulco Team, Gonoriders, Asfalto Hemoriders, Borondó y Kriptonite Specialized.

Alley Track My Bike – Podio por categoría

  1. Piñón fijo
    1. Juan José Vanegas
    2. Luis Salamanca
    3. Sergio Fajardo Huertas
  2. Piñón Libre
    1. Carlos Pilches
    2. Brayan Bargas Beltrán
    3. Luis Carlos Díaz
  3. Mujeres
    1. Anita Bustamante
    2. Laura Urtado
    3. Sofía Ortiz
  4. Ruta
    1. Gelvis Santamaría
    2. David Peña
    3. Sergio Fernando Forero Castro

Descubre Mas

Empezar desde cero… y vencer los obstáculos

Juan Felipe Rivera

GW continúa evolucionando con sus desarrollos

Juan Felipe Rivera

Montar en bicicleta ahora es más seguro gracias a ANGi

Juan Felipe Rivera

2 comentarios

samuel 29 Julio, 2016 at 4:02 pm

juemadre cuando sera que inventemos algo propio, asi como el tejo

Responder
mybike 2 Agosto, 2016 at 8:20 am

Hola Samuel gracias por escribirnos

Responder

Dejar un comentario

Login

X

Registarsse