Equipamiento

Dirección y caña: claves para ajustarlas bien

bicicleta_dirección_caña_my_bikeLa caña es la pieza clave para conectar el manubrio con el tenedor para controlar la dirección de la bicicleta. Este componente, además, se encarga de soportar el peso del ciclista, desde el torso hacia adelante.

Estas dos piezas están expuestas a un estrés continuo, sobre todo debido a la segunda función que cumplen. Por eso se estima que su vida útil está en un rango de tres a cinco años, cuando la bicicleta está en uso continuo.

Es importante chequear el estado del manillar y la caña al final de cada recorrido, revisando corrosiones y posibles grietas. También es recomendable remplazar estas piezas cuando el ciclista tuvo un choque fuerte. Estos dos componentes se fabrican en diferentes materiales, como aluminio y fibra de carbono. Por supuesto, de acuerdo con las especificaciones de fabricación, el precio será diferente.

Especificaciones del manubrio

Para el caso del ciclismo de ruta, el ancho del manillar debe ser igual al ancho de los hombros del corredor. En este caso, la pieza tiene una terminación curvo-descendente diseñada para controlar mejor la bicicleta en descensos. En ese caso, las manos se fijan en la parte central de la curva para adoptar una posición aerodinámica y recortando la distancia entre los dedos y las pinzas de los frenos. De esta forma, el corredor controla la velocidad sin cambiar de postura.

Los manubrios de ciclo montañismo son anchos y planos porque están diseñados para ofrecer más control, sobre todo en el caso de los terrenos escarpados, cuando una dirección curva no garantiza un control óptimo de la dirección. Para las modalidades de descenso, la pieza debe tener una ligera inclinación hacia arriba, logrando una mejor posición del ciclista.

Caña y distancia del manillar

La forma de la caña afecta la posición del manillar. Las cañas largas alejan el manubrio, con respecto a la posición del sillín y también determinan la altura del primero, con respecto al tubo del cuadro. Para tal efecto, se deben tener en cuenta las dimensiones corporales del ciclista.

Para el caso del ciclo montañismo, las piezas se ajustan teniendo en cuenta las diferentes posturas que adopta el ciclista. Cuando el corredor se para sobre los pedales, debe haber una distancia de más una pulgada y media entre la rodilla y la dirección, para evitar golpes. Del mismo modo, cuanto el ciclista se estira por detrás del sillín para hacer un descenso, los brazos deben quedar extendidos sin tensionarse para que pueda seguir controlando la bicicleta. Si alguna de estas características no se cumple, es necesario ajustar la posición o de las piezas.

En el caso del ciclismo de ruta, uno de los métodos para determinar la posición del manillar es situar al corredor en posición, tomando el manubrio por el centro los cachos y mirando hacia el frente. Con una regla se traza una línea recta desde la punta de la nariz del corredor hacia abajo. Esta línea debe situarse a un centímetro de distancia por detrás del centro del manillar. Si esto no se cumple, se debe ajustar la pieza.

Aunque las bicicletas se fabrican y comercializan con base en tallas estandarizadas (S, M, L), a veces es necesario adaptarlas a las necesidades particulares. Si monta regularmente es aconsejable que visite un taller especializado para ajustar la bicicleta a su medida.

Descubre Mas

CROCO EXPERXT y la mujer que está detrás de esta marca

Juan Felipe Rivera

Bombas de aire para llevar en la ruta

Juan Felipe Rivera

BIORACER, innovación y tecnología para el ciclista en Colombia

Juan Felipe Rivera

Dejar un comentario

Login

X

Registarsse