Ciclismo Ruta

La nueva SCOTT FOIL triunfa en la Paris Roubaix

Mathew Hayman (Orica-GreenEdge) no aparecía en ninguna lista de favoritos para ganar la París-Roubaix, pero el veterano australiano se ha impuesto en una edición de gran nivel a sus 37 años. En su 15ª participación en el Infierno del Norte, ha resistido el ritmo de los favoritos tras estar en la fuga del día y les ha batido en un sprint a cinco en el velódromo.

“Sencillamente no me lo puedo creer. Es mi carrera favorita, con la que siempre he soñado. Y hoy ni siquiera me atrevía a soñar. Sencillamente estaba corriendo y disfrutando. Me rompí el brazo hace 5 semanas y me he perdido toda la competición. Volví a la competición justo la semana pasada en España [en el GP Miguel Indurain y la Vuelta a La Rioja]. Guardé piernas durante todo el día y puedo decir que en el final el resto estaban también muy cansados. He jugado al juego y he tenido suerte”, ha relatado Hayman.

“La Roubaix es uno de los pocos Monumentos en que la fuga puede llegar. Sabía que si iba en la fuga necesitaba esperar a que los hombres fuertes llegaran, pensaba que serían Cancellara o Sagan. Estaba guardando, guardando y mantieniéndome seguro. Ya había sido octavo el año que ganó Van Summeren también viniendo de la fuga y si miras atrás hay otros casos como el de Stuart O’Grady en los que han ganado desde atrás”, ha dicho recordando la última vez –y única– en que un aussiehabía levantado un adoquín como ganador antes.

Hayman ha batido a todo un Tom Boonen (Etixx-Quick Step) al sprint, dejándole a un metro de lograr su quinta victoria. “Necesitaré un tiempo para darme cuenta de esto. Muchas cosas me han ido bien en esta París-Roubaix. Ya había tenido suficiente mala suerte. He tenido que esperar 15 años para tener mi día de suerte. Honestamente, cuando faltaba un kilómetro ya estaba contento con estar allí en cabeza. Lo peor hubiera sido ser cuarto o quinto. Pero tenía buenas sensaciones en mis piernas y las he tenido también en el último estirón. Todavía no me lo creo”.

Otro de los factores que ha querido poner sobre la mesa ha sido el factor de la presión. “Esta mañana no esperaba nada. He venido aquí otras veces con grandes ambiciones y aspirando a un podio y poniéndome mucha presión, pero esta vez sencillamente venía a disfrutar la carrera que adoro y ayudar a alguien si podía. Lo mismo es mejor correr sin presionarme. Lo mismo la presión que tenían otros yo no la tenía: Boonen debía ganar, no le valía ser segundo, y yo he podido arriesgar y me ha salido bien”, ha explicado un Hayman que por poco no está ni de la partida por lesión.

“Los doctores me dijeron que seguramente se me habían acabado las clásicas. Yo quería volver y estaba en mi propio mundo virtual, pasando mucho tiempo haciendo rodillo en el garaje para mantener los meses y meses de entrenamiento que había hecho para las clásicas. Había estado trabajando desde octubre, en concentraciones en altura lejos de mi familia y no quería que esto se quedara en nada por una lesión”, ha zanjado orgulloso.

París-Roubaix: Hayman bate a Boonen

Redacción BiciCiclismo

Descubre Mas

Mitchelton-SCOTT por la Maglia Rosa.

Felipe Jose Gomez

Las llantas con más victorias en el Tour de Francia. CORSA

Felipe Jose Gomez

Daniel Felipe Martínez un joven de Cundinamarca, promesa del ciclismo, hoy mas que nunca lo demostró.

Alexander Peña Bernal

Dejar un comentario