Downhill Enduro y all mountain

Mauricio estrada: de corredor a diseñador de bicicletas

Mauricio_Estrada_my_bike_ciclismo_bogotaEl ciclista bogotano Mauricio Estrada, lleva 13 años corriendo en la disciplina del Downhill. Hoy por hoy, puede considerarse  que es uno de los deportistas que integra el podio nacional de esta disciplina.

En su palmarés, se cuentan siete títulos nacionales; seis títulos en Cundinamarca y uno en Latinoamérica. Actualmente, su proyecto es migrar hacia Estados Unidos para trabajar diseñando y probando bicicletas de Downhill y Enduro.

¿Cómo llega un downhillero colombiano al diseño de bicicletas?

La verdad conocí a Nelson Maldonado, la persona que está allá, por casualidad. Un amigo lo iba a sacar a montar porque vino de vacaciones. Pero no lo pudo sacar y me pidió el favor a mí. A raíz de eso entablamos una amistad. Luego me enteré que él trabajaba para una empresa que hacía bicicletas en Estados Unidos y en algún momento me propuso trabajar allí.
Ellos en este momento tienen abarcado el mercado de la gente entusiasta, los que están empezando. Quieren evolucionar en eso y sacar bicicletas de mejor calidad. Por eso quieren aprovechar la experiencia que yo tengo montando en bici y en metalmecánica (porque con mi papá tenemos una empresa de metal mecánica). Entonces las dos cosas van de la mano: poder diseñar la bici desde el inicio; el conocimiento de materiales, proceso de fabricación y conocer lo que hace la bici: geometría, funcionamiento.

¿Qué profesión tiene usted?

Ninguna. Cuando terminé el colegio, mis padres me preguntaron qué quería hacer. Yo respondí que quería probar un tiempo en la bici a ver si soy capaz de ser profesional en eso. Empecé a participar en competencias; terminé yéndome a España a correr. Lo hice bien pero no fue tan fácil como creí.
Se lograron buenas cosas. Pero es muy complicado: en esa época uno veía en las revistas que había varios equipos en Europa. Y yo creía que todos ahí tenían muy buen sueldo. Eso no es tan cierto. La mayoría de ellos – yo estuve en uno – nos proveían de todo: bicicletas, llantas y equipo, pero no teníamos sueldo. Solo bonificaciones por resultados, pero es imposible vivir de eso.

¿Cómo hacían los demás corredores de Downhill?

La mayoría eran de buena familia o no tenían responsabilidades; vivían con sus papás o simplemente no tenían responsabilidades. Mi situación era distinta. Yo estaba casado, tenía una hija…

Eso en cuanto a Downhill, ¿verdad?

Sí. El ciclismo de ruta es un poco más comercial. Que lo transmitan por televisión lo hace más comercial. Aparte, las bicicletas son más económicas. No es que las personas no puedan participar en Downhill, sino que la ruta es más cómoda para gente, por ejemplo, de 50 o más años. El Downhill es más riesgoso y las personas mayores casi no se animan a practicarlo.

¿Cuál es su perfil de corredor en Colombia ahora?

Ya llevo 13 años montando. Empecé como el junior que quería ganarle a todos los élites. Después logré ser “el élite”; estar ahí. Luego vinieron nuevas generaciones. Ahora he tratado de defenderme de esas generaciones. Es muy complicado el nivel ha subido mucho y eso es muy bueno. Ahora hay un élite al que todos queremos ganarle que es Marcelo Gutiérrez. Ahora puedo decir que soy el número dos o número tres de Colombia.
El número uno que es Marcelo está muy escapado de nosotros. Lleva cuatro años corriendo copas del mundo, que es lo que da más nivel. Y por eso se nos ha escapado.

¿Pero tiene pensado seguir en las competencias?

Sí. La idea es aprovechar el viaje a Estados Unidos para competir en la Copa del Este de Downhill. También correría el calendario de Enduro que es una combinación entre Downhill y Cross Country. Y posiblemente iría a las dos copas del mundo de Canadá. El mundial en este año va a ser costoso de ir porque es en Sudáfrica. Así que este año no espero ir.

¿Espera ir en otros años?

Sí. La preparación en Colombia es muy complicada. Dependemos de tener un carro; una persona que nos maneje el carro. Tener otra persona que entrene con uno, porque entrenar solo es peligroso, tanto por seguridad como por el riesgo de accidentes. Requiere mucha logística. En Europa o Estados Unidos hay estaciones de esquí. Esos sitios se aprovechan en verano por los ciclo montañistas. Entrenar ahí es muy bueno porque siempre hay funcionarios de la estación haciendo rondas en cuatrimotos viendo cómo está la gente o si hubo accidentes, entre otras cosas. Entonces se puede ir solo y hacer en dos o tres horas lo que haría aquí en una semana: bajar 20 veces o 25 si soy capaz de aguantar. Ese entrenamiento va a hacer que mi nivel suba mucho más.

¿Hay otras limitantes para practicar Downhill en Cundinamarca o Colombia?

En Cundinamarca está creciendo el Downhill de forma impresionante. Hay torneos cada mes y cada vez hay gente nueva. Pero empezaron a robar nuevamente. La inseguridad ha hecho que la gente otra vez parquee las bicis y no quiera salir. Hace poco robaron en Zipaquirá en una pista que creíamos segura porque no se ven lados por donde salir con las bicicletas en el caso de robo. Sin embargo sucedió. Es una lástima porque es una pista conocida, muy fácil de subir y con muy buenas bajadas.
Para ir allá nuevamente hay que llamar a la policía. Esperar que nos acompañe una camioneta y una moto de la policía. Pero eso dificulta las cosas. Lo que no entendemos es qué hacen ellos con esas bicis. No son bicicletas comerciales, ni son para cualquier persona. Están diseñadas para descensos; tienen un solo plato y muy grande. La relación es muy dura, la suspensión hace que sea lenta. Es muy raro. No sabemos muy bien qué es lo que pasa.

Descubre Mas

Suave y Rápido Como La Mantequilla

Revista My Bike

Juan Fernando Vélez y Camilo Sánchez: Dos promesas del downhill colombiano, su clave del éxito: ser mejores personas que deportistas

Revista My Bike

Compra online y recibe en casa o en tu tienda Specialized favorita.

Revista My Bike

Dejar un comentario

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a la comunidad

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Abrir chat