La marca de bicicletas estadounidense Specialized está siendo solicitada para pagar una parte de los $659,000 adeudados a ex trabajadores de una fábrica en El Salvador que producía ropa de marca Specialized.

El cierre de la fábrica APS Salvador en agosto de 2022 presuntamente dejó alrededor de $2 millones impagos en paquetes de indemnización, beneficios terminales y salarios. La mayoría de esto ha sido reembolsado a través de contribuciones de varias empresas que utilizaban la fábrica como proveedora.

Specialized está siendo solicitada para contribuir a la suma restante pendiente, que el Consorcio de Derechos de los Trabajadores (WRC, por sus siglas en inglés) describe como “dinero que estos trabajadores ganaron legalmente mientras fabricaban ropa para estas marcas y dinero que ellos y sus familias aún necesitan desesperadamente”.

La solicitud está contenida en un informe del WRC que detalla las sumas impagas a 831 empleados de la fábrica APS El Salvador indicadas por el Ministerio de Trabajo salvadoreño. Los propietarios de la fábrica APS fueron identificados como Oneworld Star International, que era una subsidiaria de Shangying Global, anteriormente una empresa china de cotización pública que ya no existe.

El cierre de la empresa matriz dejó a los trabajadores de la fábrica sin una ruta inmediata de pago, por lo que el WRC ha perseguido a esas marcas y empresas que utilizaban los productos fabricados en la fábrica APS.

El informe detalla varias marcas norteamericanas que utilizaron la fábrica como proveedora, en algunos casos realizando pedidos directamente y en otros a través de un agente de compras. Esas marcas incluyen HanesBrands International (para su marca Champion), Gildan Activewear, Kellwood Company y Specialized Bicycle Components.

El informe reconoció que del total pendiente de $2 millones, aproximadamente el 67% ya ha sido pagado por Kellwood, Gilden y un agente de compras, Alwants, para compensar a los trabajadores de APS.

El WRC cree que Specialized y HanesBrands deberían contribuir con el restante 33% de los fondos pendientes.

En testimonios dados al WRC, los trabajadores afectados han sido “incapaces de pagar alquiler, facturas de servicios públicos y cuotas escolares de los hijos”, y “no pueden pagar atención médica o comprar suficiente comida para sus familias”.

El WRC no ha aclarado si Specialized contrató directamente a la fábrica o a través de un comprador. Sin embargo, Specialized, en un comunicado escrito, describió discusiones en curso con su “proveedor que utilizaba esta fábrica de El Salvador”, lo que sugiere que la empresa no contrató directamente a APC como proveedora. Tampoco está claro cómo se distribuirá la contribución solicitada entre HanesBrands y Specialized.

El informe explica que HanesBrands ha ofrecido una “cantidad simbólica” de compensación, pero el WRC no considera que sea suficiente.

Aunque no existe una obligación legal evidente para que Specialized o HanesBrands contribuyan a los trabajadores de la fábrica, el WRC destacó que la falta de una contribución sustancial va en contra del código de conducta para prácticas laborales establecido por ambas marcas.

En el caso de Specialized, el WRC señala reclamos de valor realizados en el sitio web de Specialized que sugieren que la marca cree que debería “promover los derechos humanos … en nuestra cadena de suministro” y que cree que debería “trabajar activamente para mejorar el desempeño social y ambiental de nuestros proveedores”.

El grupo de derechos laborales Green America también ha sido crítico con Hanes (HanesBrands) y Specialized.

“Afirmamos nuestra solidaridad con los trabajadores de la confección de El Salvador para abogar por la justicia salarial”, dijo Jean Tong, Directora de Campañas de Justicia Laboral en Green America. “En Green America, creemos en el poder colectivo de los consumidores. Al elegir dónde gastamos nuestro dinero, podemos alentar a las empresas a adoptar prácticas laborales justas. Instamos a Specialized y Hanes a unirse inmediatamente a otras empresas que se han comprometido con la responsabilidad y pagar a los trabajadores por su labor.”

El WRC afirma que ha realizado numerosos intentos para comunicarse con Specialized sobre la contribución solicitada, pero en el momento de la publicación de su informe, afirma que Specialized “nunca ha respondido a estas comunicaciones”.

En un comunicado a Cyclingnews, Specialized respondió al informe del WRC.

“Specialized se toma muy en serio su compromiso con la fabricación responsable”, decía el comunicado. “Hemos estado en constante comunicación con nuestro proveedor que utilizaba esta fábrica de El Salvador en el pasado y hemos comunicado claramente nuestra expectativa de que las reclamaciones de los trabajadores sean manejadas y resueltas adecuadamente.

“Aunque no tenemos acceso a los detalles del proceso legal en curso que involucra a los trabajadores y la fábrica, hemos estado monitoreando y continuaremos monitoreando el asunto en estrecha cooperación con nuestro proveedor y esperamos una resolución a través del proceso local y de acuerdo con nuestra expectativa.”

El comunicado luego destacó el compromiso de Specialized con la fabricación responsable. “Para socios de fabricación que son de importancia estratégica”, dice la página, “realizamos una auditoría exhaustiva que cubre la salud y seguridad ocupacional, el cumplimiento de la legislación laboral, así como el cumplimiento de las regulaciones ambientales.”

Cyclingnews también se ha acercado a HanesBrand para obtener comentarios..