El descenso a alta velocidad parece ser la única debilidad del belga después de la etapa 4 en Galibier

El descenso del Col du Galibier dejó al descubierto el talón de Aquiles de Remco Evenepoel en el Tour de Francia, pero el belga demostró su espíritu de lucha al cerrar la brecha con el grupo perseguidor detrás de un intocable Tadej Pogačar y luego ganar el sprint por el segundo lugar en la etapa 4.

“Siempre es bueno terminar segundo detrás del mejor ciclista del mundo”, dijo Evenepoel después de volver a ponerse la camiseta blanca de mejor ciclista joven en Valloire.