El esloveno se muestra feliz por liderar el Tour de Francia pese a abrir una brecha para que Remco Evenepoel se lleve la amarilla

Cada otoño, las empinadas laderas que conducen al Santuario Madonna di San Luca acogen a los escaladores más fuertes del mundo, como Primož Roglič, Enric Mas y Aleksandr Vlasov, que han conseguido victorias en el Giro dell'Emilia en la colina que domina Bolonia.

El domingo, la subida de 2 km, bautizada Côte de San Luca por los organizadores del Tour de Francia, ASO, estuvo en el centro de atención del Gran Tour por primera vez desde el Giro de Italia de 1984, cuando su homólogo francés llegó a la ciudad.