Urbano

Los Millenials: una generación que rompe con todos los esquemas

Nacieron entre la década de los ochenta y el comienzo del nuevo siglo. Se les conoce también como “Generación Y” y se caracterizan por ser la vanguardia de una nueva manera de ver el mundo. Son los “Millenials”, jóvenes que hoy tienen entre 15 y 30 años y que están desafiando los valores tradicionales.

Millennials (1)Los Millenials son la primera generación de “nativos digitales” en el mundo. La tecnología no cambió sus vidas, sino que hizo parte de ellas, algunas veces desde que nacieron. Son impacientes, impulsivos y escépticos. Andan todo el tiempo en bicicleta y van ligeros por la vida.

Lo que más caracteriza a esta nueva generación es su profunda sensibilidad frente al medio ambiente y una especie de pasión obsesiva por la libertad. Los Millenials, a diferencia de sus padres, no quieren pasar su vida pagando una casa a cuotas, ni creen que se logra el éxito cuando se adquiere un automóvil.

Podría decirse que los Millenials son la generación de la bicicleta. Saben que ciudades como Ámsterdam o Copenhague son el verdadero referente de la vida urbana en el siglo XXI. No quieren formar parte de la cultura del combustible fósil, que contamina, aturde de ruido y hace insoportables las calles de una ciudad.

Los Millenials ¿nuevos nómadas?

A los Millenials les cuesta digerir todo lo que implique “establecerse” o hacer un “plan definitivo”. No es para menos si se toma en cuenta que nacieron en un tiempo marcado por la incertidumbre. Muchos son hijos de padres divorciados y varios los han visto trabajar toda una vida por una casa o un auto que apenas pudieron disfrutar.

A diferencia de las generaciones anteriores, los Millenials son muy conscientes de que existen múltiples maneras de vivir la vida. Puede que tengan comunicación constante con un amigo de Fidji que viaja por el mundo salvando a los delfines. O tienen noticia de otro que se fue a la India para vivir en el aislamiento místico. Ambas opciones les resultan perfectamente comprensibles.

Les encanta viajar, explorar, descubrir. Su hábitat natural es Internet y navegan en la red como peces en el agua. Sienten que mientras tengan acceso a la tecnología, tienen acceso al mundo. Por eso en sus mochilas de viaje lo único que nunca falta es algún dispositivo móvil: han entendido que las distancias solo se vuelven grandes cuando no hay conexión.

Cuando no están en Internet, los vemos sobre una bicicleta, moviéndose por la ciudad como si fuera su casa. Les gustan los atajos, llegar rápido a todas partes. No nacieron para quedarse atascados entre la congestión del tráfico en las avenidas.

Son los protagonistas en las ciclorrutas de Bogotá. Y en otras grandes ciudades, como Medellín o Bucaramanga, ya se han convertido en un referente de la vida urbana. Marcan la diferencia porque prueban que es posible atravesar de cabo a rabo las ciudades sobre una bicicleta, sin que se les despeine un pelo.

Son los escuderos del planeta

Contrario a lo que podría pensarse, los Millenials no son irresponsables, ni tienen una visión trivial de la realidad. Por el contrario, miran con buenos ojos los símbolos de autoridad y tienen una acendrada conciencia medioambiental. De hecho, se sienten más cómodos trabajando para compañías que tengan una clara política de responsabilidad ecológica y social.

Para los Millenials las palabras aire, agua y vida tienen un significado profundo. Son capaces de renunciar a un objeto atractivo o a alguna comodidad si saben que con ello pueden contribuir a proteger el planeta. Casi todos aman a los animales y los ven como amigos y compañeros.

Ellos saben que son la generación sobre la que ha recaído la gran responsabilidad histórica de preservar la naturaleza. Son, de hecho, una generación amenazada por el cambio climático, la contaminación y la alteración de los ecosistemas, unos males heredados de sus antecesores.

De ahí que una de sus grandes herramientas sea la bicicleta. Es uno de los más importantes símbolos de la nueva cultura verde. La bicicleta contribuye con ese propósito generacional de los Millenials: salvar el planeta.

Apuestan por un consumo diferente

Group of young people using laptop.
Group of young people using laptop.
En algunas partes del mundo se dice que los Millenials son una “generación de arrendadores”. Esto puede ser cierto. Son jóvenes que no están dispuestos a pasar los mejores años de sus vidas empeñados en la compra y el cuidado de costosos bienes.

Sus cálculos son básicamente correctos. En un país como Colombia una persona puede emplear entre 10 y 30 años para pagar una casa de gama media o baja. El supuesto al adquirir una deuda de semejante magnitud es que se cuenta con un ingreso estable. Pero esto no ocurre en la mayoría de los casos, así que, en términos de probabilidades, puede ser mejor pagar el arriendo de una casa mejor y no adquirir grandes deudas.

¿Por qué comprar una casa si ahora hay opciones mucho más accesibles como compartir apartamento con alguien? Algunas plataformas de Internet ofrecen ese servicio, con arrendadores que están respaldados por las calificaciones de los usuarios. Son gente de economía colaborativa y no esclavos de la sociedad de consumo.

Los Millenials son también la primera generación que no tiene como prioridad conseguir un automóvil, desde que este se convirtió en un artículo de consumo masivo. La lógica es la misma: ¿para qué comprar un auto y gastar grandes cantidades en su mantenimiento, si desde el celular se puede pedir un UBER cada vez que lo necesiten? De hecho van más allá: ¿Para qué tener un auto, si casi todos los desplazamientos pueden hacerlos en bicicleta?

En cambio, esta nueva generación sí le da importancia a otras adquisiciones que los baby boomers, la generación que les precede, no consideraba tan relevantes. Es el caso de los seguros. Los Millenials sí quieren asegurarse. Planifican su retiro y valoran mucho los aportes a la seguridad social. Consideran básico tener acceso a los seguros de desempleo y no dejan de comprar seguros de viaje cada vez que emprenden alguna sus aventuras. Entienden la seguridad como un servicio y no como una forma de vida.

Los Millenians viajan ligeros

Esta extraordinaria generación poco a poco está consolidando una verdadera revolución en uno de los grandes temas urbanos: el transporte. Saben que los combustibles fósiles son enemigos del planeta y se sienten personalmente agredidos cuando ven pasar uno de esos automotores que son como una chimenea ambulante.

La bicicleta es uno de las grandes marcas de identidad para los Millenians. Aprendieron que es ecológica y maravillosamente saludable. Permite vivir la ciudad desde un punto de vista diferente. Evita gastos y, en muchos casos, representa un importante ahorro de tiempo. Además, les permite realizar una de las actividades que adoran: hacer nuevos amigos.

En ciudades como Bogotá cada vez resulta más frecuente que los jóvenes hagan la migración hacia el transporte en bicicleta. Durante el último “día sin carro” de 2015 en la ciudad, se llegó al récord de más de dos millones de viajes en este tipo de vehículos, lo que constituye un hito en América Latina.

Estos chicos le están haciendo un gran aporte a las ciudades. Su presencia, sobre la bicicleta en las calles y carreras, despeja el tráfico y contribuye a tener una atmósfera más respirable. Hay un dato contundente que lo dice todo: a finales de 2015 el aire de Bogotá fue el más limpio de los últimos 20 años, según las mediciones de la Secretaría de Ambiente. El factor decisivo en ello fue el aumento de los viajes en bicicleta dentro de la ciudad.

Y es que los Millenians no se dejan seducir por el canto de sirenas del consumo, ni del status, vía compras costosas. Lo suyo es, literalmente, viajar ligeros. Solo necesitan un planeta saludable y un dispositivo móvil con conexión a la red para llegar más allá del arco iris.
Autores: Jerónimo Zuluaga Castaño, Edith Sánchez y Ana Méndez, equipo de wesura.

Descubre Mas

Alistemos la Bici, seguro se convertirá en un vehículo esencial

Felipe Jose Gomez

Que se vuelva un brote el uso de la bici

Felipe Jose Gomez

La más veloz del Hurricane Criterium edición Colombia: Gabriela Bastidas

Felipe Jose Gomez

Dejar un comentario