• Home
  • Ciclismo
  • Tacky Bros, los creadores de caminos de MTB en Colombia
Ciclismo MTB

Tacky Bros, los creadores de caminos de MTB en Colombia

La afición por  el downhill y el enduro llevó a Oscar y Alejandro Rodríguez a especializarse en la construcción de pistas

Tacky Bros Colombia My Bike

Parado en los pedales de su bicicleta Meta AM HT rígida, Óscar Rodríguez rueda suavemente por la carrera décima de su natal Zipaquirá (Cundinamarca) e inclina la rodilla para dar un giro en U que lo conduce directo a la entrada de TRX Bikes, la tienda de ciclismo que administra su hermano Alejandro. Hace muchos años que el mundo del downhill y el enduro los conoce como Tacky Brothers; pero más allá del apodo, el reconocimiento ha llegado por las obras que han dejado en el camino: se especializaron en la construcción o adaptación de pistas y senderos para ciclomontañismo, como nadie más en el país.

“Empezamos, más o menos, en el 2005 o 2006, cuando le ayudábamos a Jorge Barahona a explorar senderos para los festivales de downhill que él organizaba”, recuerda Óscar.

‘El Runcho’, como era conocido Barahona, solía organizar eventos de dos o tres días dedicados al downhill. Para eso, elegía una localidad y allí construía o adaptaba más de un camino. Así se tenían recorridos diferentes para cada día y el evento podía llamarse ‘Festival’. “Nosotros le ayudábamos a explorar senderos; a limpiar los caminos; a incluirles saltos e irlos probando. Y después de que él murió, quedamos al frente de la labor de construir”, explica.

Cuando habla, Óscar Rodríguez mueve todo su cuerpo: manos, brazos y cabeza para describir o explicar sus ideas. Tiene unos criterios específicos sobre lo que significa y debe ser su trabajo; su apariencia física: delgado, ágil y no tan acuerpado, se diferencia de la de los grandes riders de downhill; y aunque no sonríe demasiado, charla con una energía y entusiasmo que invitan a sumarse a su causa.

“Al principio, soñábamos con construir pistas al estilo ‘Copa Mundo’: abiertas, rápidas, con peraltes gigantes, drops grandes, dobles, etcétera. Pero después de todos estos años hemos entendido que es más importante conservar el entorno  y no estropear los ecosistemas. Hemos madurado en el estilo. Por eso ya no hablamos de construir pistas, sino de adaptar caminos”, explica.

Desde el año 2006, cuando crearon los senderos de Vianí, en Fusagasugá, los Tacky Brothers han puesto la firma en los circuitos de downhill y enduro más nombrados de la zona central del país: abrieron pistas en los cerros de Salinas y Tripas (Zipaquirá), el Cerro de la Teta (Ubaté), El Roble (Gachancipá), La Ratonera (Tocancipá), entre otras; también adaptaron un tramo de rocas naturales en Simijaca y consolidaron su nombre con el desarrollo de las pistas para los campeonatos Panamericanos de Chía (2011, Castillo Marroquín) y Cota (2015).

“Últimamente he tenido que viajar mucho a realizar trabajos en senderos. Mi hermano ya se ha alejado un poco de ese tema porque debe estar al frente de la tienda”, declara Óscar.

No obstante, tienen sus objetivos puestos en el desarrollo de un proyecto de turismo de aventura que aproveche la geografía, flora y fauna de las inmediaciones de Zipaquirá. La idea es diversificar el turismo del municipio para que, además de la Cátedral de Sal, exista senderismo, escalada, ciclismo de aventura y rapel. Además, esperan consolidar el apoyo para revivir el festival Tacky de downhill.

El ‘alma’ de Tacky Bros

¿Cuáles son los principios sobre los cuales trabajan los Tacky Bros para desarrollar senderos? Los resumimos, en palabras de Óscar Rodríguez y con nuestros titulares.

  1. Conservación

“Queremos es hacer una convocatoria general a la gente que está montando, para recuperar las rutas; que cada quien aporte algo. Ya echamos mucho azadón y pala, pero hay que hacer esfuerzos en conjunto para conservar las pistas y los terrenos”.

  1. Identidad

“En Colombia no tenemos la geografía de grandes bosques que tiene Europa y que permite hacer pistas más amplias. Allá el downhill es cada vez más rápido, más espectacular, más parecido al motocrós. Y cada vez se parece menos a nuestro estilo. Aquí tenemos caminos de trocha estrechos, con zanjas, empinados, con mucho escalón, sin tanta línea y embarrados a toda hora. Lo importante es que juguemos con esas características y esa geografía; que las aprovechemos para tener una identidad propia”.

  1. Pensar en la comunidad

“Ya no pensamos en meter un drop de tres metros y dañarle el camino al campesino que va a pie o en mula. Los senderos no hay que transformarlos, sino recuperarlos. Así también le hacemos una retribución a la gente que se desplaza diariamente por allí. El camino nos tiene que servir a todos”.

  1. Respeto al medioambiente

“Hay sitios en los que no se deberían realizar carreras porque la erosión que pueden provocar las rodadas en épocas de invierno dañan totalmente el ecosistema. Hay que ser conscientes de eso y tener un poquito de ética en ese sentido”.

  1. Hecho a mano

“Mi trabajo siempre lo realizo a mano: pala, azadón, machete. Ese es nuestro estilo”.

“Ya no hablamos de construir pistas, sino de adaptar caminos”: Óscar Rodríguez

Descubre Mas

Mañana inicia BiciGo con cerca de 100 expositores y más de 10 actividades

Juan Felipe Rivera

Summer Ride BMX 2019

Juan Felipe Rivera

El español Jordi Bago compartió sus conocimientos de MTB Enduro con riders de las principales ciudades en colombia

Juan Felipe Rivera

Dejar un comentario

Login

X

Registarsse