articulo a exportar

Nita Parra: el poder de una mujer en bicicleta

Nita Parra

Hace 9 años Angela Parra vive en Costa Rica, nació en Bogotá, pero su familia es de Antioquia y Boyacá. Es conocida como Nita Parra y le encanta que la llamen por este nombre porque siente que su personalidad sale a relucir. Es ciclista profesional desde el 2007. Es una aventurera sin límites, desde ese año se le presento la oportunidad de correr ciclismo de montaña hasta hoy no se detiene. La bicicleta de montaña a diferencia de Colombia en Costa Rica ha evolucionado muchísimo, pues prácticamente cada fin de semana hay una competencia donde miles de aficionados escalan y descienden montañas de todo el país.  

 

Las premiaciones se destacan al ser equitativas en ambos géneros, pagan igual en las competencias de hombres y mujeres, valor que Angela le da y por eso se motiva a participar más en este tipo de carreras, pues ella es una referencia femenina de gran altitud y defiende a capa y espada el empoderamiento femenino sobre una bicicleta.   

 

Estudio Bióloga en la Universidad de Colombia, pero se dedicó 100% a la bicicleta. Adicionalmente, realizo algunos estudios y hoy se desempeña como entrenadora de ciclismo femenino y consultora de macrobiótica. Todos sus estudios y pasión por la bicicleta la llevaron a estudiar la diferencia fisiológica que hay entre mujeres y hombres con el fin de poder proporcionar herramientas y potenciar el entrenamiento de las ciclistas, y hace notar que no debe ser el mismo entrenamiento por igual para todos porque físicamente no se es posible y los logros no se cumplen de la misma forma.  

 

La bicicleta siempre ha estado en su vida, aunque en su familia nadie es deportista, siempre había una bicicleta en cualquier casa. Recuerda que desde muy pequeña está montando triciclo, luego paso a la monareta y aprendió a transportarse por las calles de Bogotá, convirtiéndose en super ciclista urbana.  

 

“Yo creo que yo he visto la evolución del ciclismo urbano en Bogotá. Yo me considero una de las primeras ciclistas urbanas cuando las ciclovías apenas eran, si acaso respetadas”. Comenta Nita.  

 

Sin lugar a duda, sus inicios claramente fueron las calles urbanas de la capital colombiana, una experta en trancones, lidiando con buses y esquivando carros, cualidad que destaca ella misma porque al estar en una montaña no le tiene miedo a los árboles que se atraviesen en el camino. Comenzó tarde en el mundo ciclístico, según ella, pero aprendió la técnica necesaria para llegar a ser la mejor del país. Un día el profesor Condorito la vio en una carrera y le pregunto si quería correr los juegos nacionales por Bogotá. Nita nunca se le paso por la cabeza que pudiera competir en una carrera de montaña y menos representando a Bogotá. Sin embargo, el profe Condorito le enseño como debía llevar todo el proceso y a mejorar alguna que otra técnica, entre un intervalo y otro, pensando solo en carreras, fue construyendo su camino poco a poco; llevándola por un gran recorrido largo que hasta en el 2011 ya tenía varios triunfos en su espalda, entre ellos, un centroamericano y del caribe, medallista en sudamericanos, bolivarianos y el más importante de todos; campeona del panamericano, llevándose un cupo para Colombia en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, victoria que gano en el Castillo Marroquín. Las puertas se le abrieron para que su carrera fuera para arriba sin parar, no obstante, ese sueño de ir a un olímpico se derrumbó al tener una lesión en su rodilla. Se rompió el ligamento cruzado y perdió la oportunidad de ir a Londres. 

Nita Parra

Londres 2012, un sueño que quedo en el pasado 

“Ganar un Panamericano en la casa, Colombia, ha sido una de las cosas más maravillosas que yo tengo en mis recuerdos”. Así describe Nita al recordar ese momento que siempre vivirá en su mente, esa sensación que fue única e irrepetible.  

 

En febrero del 2012 participa en la primera carrera de Copa Colombia en la ciudad de Manizales y sufre la lesión de ligamento cruzado. A 4 meses de participar en los Olímpicos era una situación muy complicada que ella estaba viviendo. Todo lo que hiciera, cada movimiento, podría afectar en un futuro acorto plazo, así que escucho a las personas que estaban a su alrededor que le aconsejaron hacer una recuperación a toda potencia, pues la presión que tenía era intensa y constante. Eran los Juegos Olímpicos, el sueño de muchos deportistas y Nita no podía perder esa oportunidad, que al final de cuentas por un parte médico, no pudo asistir y también por las malas decisiones tomadas. Una recuperación no optima que hasta el día de hoy ha tenido secuelas ha sido una de las grandes enseñanzas que hoy nos comparte: 

 

“Hoy mirando por el retrovisor yo digo, yo lo hubiera manejado diferente, porque es demasiada presión cuando tú tienes el cupo a unos Olímpicos. La gente quiere que tu vayas, pero estas lesionada y la verdad considero que nada en este mundo, ni siquiera unos Olímpicos, valen una rodilla”.    

 

Se paro y siguió adelante. Una carrera la llevo a otra, pero ya no eran carreras nacionales, El nombre de Angela Parra estaba por varios países del mundo representando el ciclismo femenino colombiano.  

 

Ciclomontañista de corazón y profesión, aunque de vez en cuanto practica ciclismo de ruta y considera que le ayuda a su entrenamiento como ciclista no le gusta de mucho practicarlo siente que a veces parecen aburridas las carreras, pero ella no puede hacer que un paseo en bicicleta sea aburrido así que con quien salga le mete emoción y diversión a sus entrenamientos. En definitiva, el ciclismo de montaña fue lo que escogió Nita y le encanta porque es un reto que lleva con ella misma en cada carrera, cada día se tiene que superar y eso es lo que la motiva a ser cada día mejor. Todo lo que aprende lo comparte con personas que se cruzan por su camino.  

 

Su modalidad inicial fue Cross country y ahora corre en Marathon, sin embargo, es amante fugas del Enduro, una modalidad que idolatra y admira profundamente porque tiene adrenalina 100%, el esfuerzo en cada pedaleo y en cada bajada hace que Nita se acerque a esta modalidad de montaña. Esperamos verla en acción en esta gran modalidad del ciclomontañismo.   

 

Planes a futuro no tiene Nita, lo único que sabe es seguir corriendo hasta que las piernas ya no le den. Correr competencias hasta que el aliento no le alcance para cruzar una meta y como dice ella entre risas “hasta que se le de la gana”. Pero siendo honesta con la vida, llegará un momento en que el cuerpo ya no le de más, y toda la experiencia que tiene Nita la está empezando a compartir en su Campamento para, que empezó netamente para mujeres y poco a poco han llegado hombres para aprender de sus técnicas. “Nita Training Camp” es una especie de clínica para todas las mujeres que empiezan en cualquier etapa de su vida a montar en bicicleta, les enseña técnicas y posiciones especiales para mujeres, porque no todo lo que se enseña en general sirve para ambos géneros.  

 

“Lo que yo nunca tuve fue una clínica para ciclistas mujeres, ayudo a que haya menos chicas caídas”. Comenta Nita Parra. 

 

Ciclismo y empoderamiento femenino 

Nita es una mujer que lucha 100% para que las mujeres batallen por lo que quieren y si es sobre una bicicleta mucho mejor.  

La mujer ha comenzado esta carrera de equitatividad en cualquier entorno a nivel mundial rasgando las vestiduras con sangre, y poco a poco se ha ganado un lugar en la sociedad. Pues como ya se sabe la historia del ciclismo femenino en Colombia es muy reciente y que todos estamos viendo que va creciendo con fuerza. Antes había una que otra ciclista en las calles, hoy las se ven inundadas por mujeres rodando cada esquina que se ve en las ciudades. En Colombia y países latinoamericanos hay un patriarcado que se está cayendo, se ve que ahora en los hogares el empoderamiento que se le da a las niñas crece con fuerza y eso es positivo para nuestra sociedad.  

La bicicleta es un medio de libertad y autonomía que le da un poder a la mujer precioso, tú puedes coger una bicicleta y con esa seguridad poder salir a la calle sin miedo y opresión. Seguramente existe alguien que todos los días sale en su bicicleta, sea pequeña o grande, su sueño puede llegar a ser una profesional y si las estás viendo pedalear dale fuerza y ánimo para que siga adelante, porque algún día ella puede llegar a ser una gran atleta. No sabemos a quién motivamos.  

Es el mensaje que nos comparte Nita Parra.  

Nita Parra 

Entrevista: Angela Parra por Alejandra Molina 

Instagram: @nitaparra  

Sitio web: www.nitaparra.com 

 

Descubre Mas

Cinco recomendaciones que debes tener en cuenta a la hora de comprar tus lentes de ruta

Revista My Bike

Jesenia Caro, una mujer que encontró en la bicicleta la oportunidad de transformar su vida

Revista My Bike

Juan Diego Borda, un aficionado recorriendo la etapa reina del Tour de Amgen Califórnia 2019

Revista My Bike

Dejar un comentario

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a la comunidad

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Abrir chat