Bicicletas BMX Ciclismo

Mariana Pajón: Una leyenda

MARIANA PAJÓN, UNA LEYENDA   

Mariana Pajón la ciclista es una de las deportistas más reconocidas hoy en día. Obtuvo dos medallas olímpicas de oro, en Londres 2012 y Río 2016, y se colgó la plata en la versión actual de los Juegos Olímpicos en Tokio. La reina del BMX, impresiona con sus saltos largos en la pista.  

 

Nueve campeonatos nacionales, ocho campeonatos mundiales, 23 medallas en la Copa Mundo de BMX Supercrós, cuatro medallas en Juegos Bolivarianos, dos en Juegos Centroamericanos y del Caribe, dos en Juegos Panamericanos, dos en Juegos Suramericanos y tres en Juegos Olímpicos son la muestra de una carrera llena de éxitos digna de una leyenda colombiana.  

 

Formación 

Todos sus logros son el resultado de la pasión por el BMX y la disciplina, un deporte que aprendió a practicar gracias a su hermano y su familia y que convirtió en su carrera, la misma que al día de hoy es ejemplo para los colombianos y el mundo entero.  

 

Interés

Fue por Miguel, su hermano, que ella se interesó en el BMX. Después de acompañarlo a muchos entrenamientos fue la adrenalina y la emoción que vio en los competidores lo que le despertó un interés que hasta el día de hoy se notan en sus increíles saltos encima de la bicicleta por esas pequeñas montañas de las pistas de bicicrós.  

 

Velocidad, riesgo, emoción, caídas, levantadas… palabras que definen a Mariana Pajón, y es que aunque parezca increíble Mariana ya sabía completamente cuál sería su futuro a la edad de 10 años. La bicicleta y su timón la acompañarían por el resto de la vida. Mariana recibió malos comentarios por vencer a niños pues el BMX hace 25 años era netamente practicado por hombres pero esto no fue impedimento alguno para perseverar y llegar a ser lo que es hoy en día.  

 

Un deporte de alto riesgo que ha venido acompañado de caídas y traspiés pero que Mariana ha sabido sortear como la campeona que es. 18 fracturas de huesos, tres conmociones cerebrales, una parálisis facial y un hematoma en un riñón. Su última medalla en Tokio 2020 es una muestra más de que no hay lesión que detenga sus ilusiones. Cuando Mariana lloraba por obtener la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Tokio lo hacía porque recordaba una de las épocas más difíciles de su vida, tres años atrás, en la semifinal de la Copa del Mundo, Pajón se chocó con otra competidora y el accidente derivó en una rotura parcial de colateral medial de su pierna izquierda y rotura de ligamento cruzado anterior, pasó de haber ganado una medalla olímpica a aprender a caminar de nuevo.  

 

Entrenamientos  

La reina del BMX entrena todos los días en la pista que lleva su nombre en Medellín, hace ciclismo de ruta, trota y levanta cerca de 140 kilos. Y es que Mariana necesita de ese estricto entrenamiento para poder tener la potencia en las piernas a la hora de remontar una carrera en la que muchas veces vemos que inicia de última y que con tres saltos ya está de primera.   

El número de la suerte  

El 100, ese es su número predilecto, el número con el que siempre compite en su bicicleta, que al igual que una media de cada color son los agüeros de una guerrera. El 100 refleja lo que es Mariana dentro y fuera de la pista, entrega el 100 en cada entrenamiento y en cada carrera. También lo hace como esposa, como hija y como hermana pues quienes la conocen personalmente aseguran que es una mujer risueña, alegre, bondadosa, y entregada en cuerpo y alma a quienes ama. Por eso  Mariana es 100% lucha, esfuerzo, dedicación, pasión y triunfo.  

Juegos Olímpicos de Tokio 2020 

Parece increíble pero su tercera medalla olímpica fue criticada en redes sociales pues algunos seguidores de la ciclista esperaban que Mariana ganara el oro, pero en una entrevista para el diario El Espectador Mariana mencionó lo importante que fue este logro en su carrera: “Hice la salida de mi vida. Cuando me meto en el primer peralte ya había sentido a la inglesa a la derecha, todo el día había estado a la derecha, una corredora muy buena. Me metí y ya estaba de segunda, no podía creerlo.

 

Para mí era una ganancia estar en los Olímpicos, estar en la final era el objetivo y quedar de segunda era algo que no podía creer. Intenté alcanzarla, hice lo que pude con mis piernas, lo di todo con el alma”.  

 

Un triunfo más para Colombia de una deportista que se convirtió en toda una leyenda, una portadora de la bandera patria que en siglos no se había visto y menos en un deporte que durante años predominó entre hombres. Así se convierte Mariana en eterna, pasará a la historia como una de las deportistas más importantes que, (con el perdón de los lectores) ha parido este país. Gracias a Mariana vendrán muchas mujeres aguerridas, capaces de sobresalir en el BMX y en cualquier otra disciplina deportiva.  

Otro triunfo después de Tokio  

Pajón terminó en el cuarto puesto en el Campeonato Mundial que se disputó en Papendal, Países Bajos, el pasado 22 de agosto. Después de clasificarse de primera en cuartos de final y de su gran esfuerzo en la ronda final. Seguramente tendremos Mariana Pajón para rato, su familia que es su bastión así lo quiere y su mentalidad de ganadora también. Además, como la leyenda que ya es, estará de boca en boca en las familias colombianas que durante muchísimos años recordarán las hazañas de una grande del ciclismo y de un ser humano excepcional.  

Ver edición número 40 de nuestra revista My Bike aquí:

 

 

 

 

Descubre Mas

Natalia Muñoz y su perseverancia

Revista My Bike

Las bicicletas que conquistaron los 5 más recientes Tours de Francia

Revista My Bike

Rigo en los olímpicos

Revista My Bike

Dejar un comentario

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado su suscripción.

Suscríbete a la comunidad

Suscríbase a nuestra newsletter para recibir nuestras novedades.

Abrir chat